(https://adrian-montenegro.blogspot.com)  es una página en internet diseñada, editada y publicada desde la plataforma de Blogger con ayuda y tecnología de JavaScript Html5 por: Adrián Montenegro © 2019 acerca de sus trabajos en artes
Para consultar los contenidos: abra o despliegue la barra lateral de su interés, posteriormente seleccione una de las opciones disponibles en la barra y de cklic en el recuadro inscrito para cada casilla (Ver, Revisar, Visitar, Escuchar, Leer)

Declaración de Arte


/ Declaración de Arte /


Eme puesto: verano del 2015 en horas de la mañana,  De nombre Adrián y de apellido Montenegro, hijo único varón, zurdo y ñato de nacimiento. de veintiocho años de edad pasados hasta el momento y quien sabe cuantos por vivir, de madre secretaria y padre muerto. Estando lejos de casa, al borde de Francia sin hablar francés, durmiendo en Lion sobre la cama de un amigo llamado Jérôme Florent. Aquí, ahora y desde luego, estando allá y sin estar presente, con el espíritu desdoblado y con las ganas seguir andando o de escribir sintiendo para decir que: 

Me declaro parte y fuera del interior. Partícula viva del Universo. Conocedor, hacedor, aprendiz e ignorante de muchas cosas. Humano en primera persona. Amante de toda suerte, naturaleza, forma y anomalía. Uno más al borde de lo que venga, sin mentira ni verdad, sin prisa ni culpa, sin vergüenza ni venganza. 

Merodeo la  pendiente, pendiente de lo que veo, escucho, topo y respiro... y aunque muchas cosas se me pasan por alto, intento que mi labor sea un motivo de reflexión y aprecio por la vida. Trato de provocar, alternar y cuestionarme lo que me pasa. Intento desquitarme de la presión y de manera casi pretensiosa e infantil entender lo que existe, dar mi punto de vista, valorar los errores, aprender a equivocarme, llamar la atención y pasar al instante, como alguien del presente y del montón, del desperdicio y lo ordinario, de la queja y la partida, del amor, el chiste y el defecto. 

Es para mi, motivo de trabajo y anhelo todo aquello que tenga que ver con la mirada. Procuro que mi instancia en la tierra sea entendida como una labor diversa en torno a la observación, la creatividad y el lenguaje y que cada cosa que haga sea vista y apreciada como una manera de intimidar y desvestir la realidad. Por eso el Arte.

Encuentro en ello algo verdadero. Algo provechoso, inteligente, emocionante, mágico y decisivo, pero a su vez contradictorio, irónico, complejo, incorrecto y caprichoso; me resulta tan presente como misterioso, tan profundo como elevado y más que necesario, lo considero decisivo, placentero y reaccionario. 

Trabajo a partir de medios digitales y tradicionales de la expresión artística como por ejemplo: la fotografía, el dibujo, el collage, la escritura, la pintura, la escultura, el video, la música etc. Dejé la ambición de formalizarme o especializarme en un solo ámbito o técnica en particular, me dejo llevar por lo que me despierta cada momento y trato de estar atento para rescatar y atender lo que pueda darse. Intento hacerlo a mi manera. Cuya forma de trabajar, surge a partir de un constante trama de decisiones, libertades, juegos y obsesiones con los materiales, las ideas, las imágenes, los lugares, las personas, los seres, las situaciones y las historias. 

Cada vez que emprendo un nuevo trabajo, me interesa ver de que manera consigo concretar algún tipo de corte poético; una especie de sentido al sin sentido, a la manera de un sube y baja. De allí, mi insistencia por imaginar, curiosear, mirar, registrar, configurar, decorar y desconfigurar ocurrencias personales, apariencias, frustraciones, situaciones pasajeras, y objetos cotidianos. 

Busco con mi trabajo recrear e indagar aspectos relacionados con la precariedad, la torpeza y la fantasía. Intento promover un pensamiento critico respecto a las delimitaciones y fortalezas reflexivas, pasionales y espirituales del ser humano. Encuentro un valor importante en el humor, la simpleza y los estados primarios de las cosas como por ejemplo: los colores, las formas, las figuras, las palabras, los sonidos, los materiales, las distancias, el movimiento, las descomposiciones, las tachaduras, los contratiempos, pero sobre todo, por las circunstancias.

Me dejo guiar por la inquietud y la sospecha que me despierta cada cosa y cada momento. Pienso que lo que hago, está sujeto y conlleva un sentido inherente a lo que me vivo, de allí mi inclinación e insistencia por los viajes, las visitas, los apuntes, los talleres, las revisiones, las memorias, las conexiones, las recolecciones e interacciones con lo que encuentro, con el entorno y los demás.