me saqué el plato del restaurante, en ese lugar de lisboa donde un pan con carne demora mas de 60 minutos y el tamaño de lo que comes está medido con escuadras. De alli me saqué el plato, que no era plato y por eso me lo rrobe, era un tablero de escuela, un pedaso de losa, un pedaso de piedra donde ahora escribo,cuando no quiero que las letras sena negreas sino blancas y estén eschas de polvo.